Diferenciación en las experiencias turísticas

Actualmente, son incontables los casos de éxito de empresas que decidieron diferenciarse en el tan competido mercado del turismo, ofreciendo vivencias originales. Hoteles, operadoras y hasta aerolíneas ya se manejan desde hace unos años con planes y programas de Turismo Temático, los que las ha hecho prevalecer, ganar dinero y seguir marcando tendencia para los que los suceden.

La diversificación de productos era ya una obligación para poder fidelizar a un segmento de la población, que con el crecimiento de la tecnología, la mayor información y conectividad, se ha vuelto más experto, más recursivo y más “viajero” por llamarlo de alguna manera, y muchas empresas han sabido manejar esta situación para no quedarse en el olvido con sus folletos de “Sol y playa”

La forma de reinventarse no llegó por casualidad, y es que la demanda por servicios especializados llegó para quedarse: Lo que eran unas vacaciones programadas una o dos veces al año bajo un mismo “Brochure” para la familia, hoy en día es un abanico sin fin, basados principalmente en experiencias, que sumadas al atractivo, infraestructura, seguridad y “plus” del destino, crean una fórmula destacada y de impacto global.

Ya sea disfrutar del Carnaval más largo del mundo en Uruguay, con sus murgas, exuberantes desfiles al toque de tambores; asistir al Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco para admirar el cómo se disputan la copa muchos de los atletas del “Top Mundial” del deporte blanco o “aprovechar” la visita del Papa en algunos de los países vecinos, merece tener expertos en el tema, y es por ello que vemos cada vez más empresas dedicadas al turismo gastronómico, al turismo gay, recorridos temáticos basados en hitos de la historia o personajes famosos, el turismo deportivo, religioso, ecoturismo, volunturismo…faltarán líneas para seguir describiéndolo!!

El caso del turismo de reuniones, por ejemplo, ha ayudado de manera increíble a que muchos destinos ya no tengan la famosa temporada baja, creando mayores inversiones en infraestructura, especialización de las empresas y el compromiso de la mejora continua entre los profesionales que a ello se dedican, lo cual no puede parar, ya que estamos logrando ser referencia internacional en este aspecto.

Ahora bien, no por crear cualquier cosa nos haremos ricos y famosos. La responsabilidad y la ética debe prevalecer para no dilapidar el medio ambiente, no explotar a los colaboradores y/o la comunidad o dejar en entredicho al destino turístico, “quemando” oportunidades futuras. Se requiere profesionalizar al sector en tendencias, pero también en buenas prácticas…en empoderar a las personas sin tanta promesa política que no llega a ningún lado y poner manos a la obra en proyectos que sean realizables con todas las áreas de oportunidad, con un enfoque sostenible.

 

Funte: Forbes