Ideas de negocio con una chispa de originalidad

Un híbrido entre hotel y boutique

Los hoteles se reinventan para acercarse a las prácticas del comercio minorista. El futuro pasa por ofrecer propuestas diferenciadas, intentar dar al turista lo mejor de la cultura local en lugar de esos productos estándar que estamos acostumbrados a ver en las tiendas de los hoteles.

También, en la alianza entre el comercio y los hoteles, con fórmulas multiformato nuevos, como la que ofrece el Hotel panadería de Barcelona Praktik Bakery, pensado para que sus huéspedes se despierten con el olor del pan recién hecho.

Productos con un toque artesanal

El impulso de la cultura ecológica y la vuelta a los orígenes, la búsqueda de lo natural y lo tradicional crea oportunidades para defender propuestas de alimentación elaborada de forma artesanal de todo tipo: quesos, chorizos, bodegas de autor… Productos que no se puedan adquirir en ningún otro sitio, pero que por su calidad merecerían estar en las mejores tiendas gourmet del mundo.

Parking para bicis

En torno al boom de la bici en las ciudades han surgido ya muchos nuevos negocios en los últimos años. Pero sigue habiendo una necesidad no cubierta: ¿dónde dejar la bici de forma segura? En algunas ciudades ya se han creado parking para bicicletas, pero la oferta es todavía insuficiente y en otras muchas ni existen.

Puede haber oportunidades para soluciones innovadoras de aparcamientos en la calle, como los que desarrolla la británica Cyclehoop, o mejor, en locales cerrados y vigilados, como los parking tradicionales para coches. O subterráneos, aunque más difícil llevar a la práctica: echa un vistazo a los Eco Bicycle Parking de la japonesa Giken.

Ofertas segmentadas para turistas

También, en el sector del turismo, puedes diferenciarte con ofertas de alojamiento Only adults u ofreciendo servicios a los apartamentos P2P que ellos visitan con asiduidad. La española BnBSitter está desarrollando justo esa idea en Barcelona: entrega de llaves y servicio de limpieza y lavandería para apartamentos que alquilan los particulares.

Piensa, también, que cada vez hay más hoteles y restaurantes que ofertan experiencias saludables, tanto para los viajeros de ocio como de negocio. Un cambio que puedes aprovechar ofertándoles tú mismo productos de calidad: sin gluten, para veganos, desayunos detox o nuevos procesos de elaboración, como la bollería vegana y para alérgicos que provee Muuglu.

Otro nicho casi sin explotar es el de la comida rica y sana para los turistas de más edad. Una necesidad que irá en aumento para satisfacer a un consumidor senior cada vez más numeroso y exigente. Y en la que se está invirtiendo muchísimo dentro de la industria de la alimentación. Busca por el término growing young para profundizar más sobre esta tendencia reciente.

También hay oportunidades ofreciendo planes deportivos para mantener un estilo de vida sano fuera de casa, como los que ofrecen ya algunos hoteles, con máquinas de cardio en algunas habitaciones o rutas para running; incluso la posibilidad de salir a correr con sus empleados. Investiga en plataformas que aglutinen distintos tipos de deportes, como el portal woow, para bicis, e inscribe tu negocio (alojamiento, agencia de viajes, evento y cualquier otro negocio local) como bike friendly.

Rutas alternativas

Hay también oportunidades en torno a propuestas de ocio muy concretas, como viajes de museos, de historia, rutas fotográficas por las ciudades, rutas de grafitis o de arte urbano, rutas veganas y hasta la ruta de Sabina ofertan ya agencias innovadoras como MadWay o Carpetania.

Autobuses low cost

Pero para viajar al exterior. Es un mercado que no se ha explotado y que quiere desarrollar la británica Megabus. De momento, sólo dispone de rutas desde Barcelona, pero la idea es seguir abriendo nuevas. Ofrece viajes internacionales con descuentos agresivos (desde una libra) con un formato de autobús en el que se incluyen más butacas y viajeros, para rentabilizar los trayectos.

Adaptación para millennials

Los millennials se han convertido en los clientes potenciales más atractivos para muchos, por su incremento del poder adquisitivo a medida que se incorporan al mercado laboral y porque son viajeros muy ávidos. Eso sí, también muy particulares. Buscan hoteles en los que la tecnología esté muy presente (el wifi lo dan por sentado y que se les ofrezca gratis también). Para atraerles incluye innovaciones como check-in a través del móvil, o autocheck-in, como el gallego Hotel Literario San Bieito, espacios para compartir lectura y grandes mesas para comer en compañía con otros viajeros.

¿Y por qué no un robot asistente como el que ofrece el Hotel Aloft Cupertino para llamar su atención e incitarles a compartir su experiencia en las redes sociales?

 

Fuente: Emprendedores